3 errores a evitar al elegir la ropa de esquí para niños

¿Cómo elegir la ropa de esquí para niños? Si esta es la pregunta que te repites cada vez que vas a esquiar con tus hijos, no te preocupes, ¡tenemos la solución!

Una excursión a la nieve con tus hijos implica planificación. Queremos que disfrute como nosotros de la práctica del esquí y debemos vestirlo de forma adecuada. Todos hemos cometido algún error intentado abrigar demasiado a nuestro hijo, por ejemplo. Hay que escoger prendas que se adapten a sus movimientos, transpirables y del material adecuado.

Si quieres saber qué errores debes evitar para elegir la ropa de esquí para niños, lee con atención lo que te contaremos a continuación.

Ropa de esquí para niños: algunos consejos

Ropa impermeable en lugar de transpirable

Recuerda que es de vital importancia que la ropa de esquí para niños también sea transpirable. A menudo nos centramos en la idea de que sea impermeable pensando que así no se mojará, pero es mejor que transpire. De lo contrario, lo que estaremos haciendo es «crear» una sauna entre la chaqueta y la piel de nuestro hijo.
Escoge prendas con membranas y tejidos aptos que combinen la resistencia al agua con la transpirabilidad. Estas piezas acostumbran a pesar menos, por lo que el niño también irá más cómodo. Recuerda que, al fin y al cabo, lo más importante es que se lo pase bien.

Con la ropa, menos es más

Evita llevar al niño con más capas de ropa de las necesarias.

La preparación de la ropa de esquí para niños debe de ser igual que la de los adultos: una capa térmica, segunda capa de abrigo y pantalones. Todas ellas siguiendo las indicaciones pertinentes.

Lo aconsejable es que vista las prendas necesarias siguiendo la premisa de la transpirabilidad y la impermeabilidad.

  • La primera capa tiene la función de evacuar la humedad del cuerpo. Es decir, mantener al niño seco y evitar que pase frío.
  • La segunda capa debe mantener el aislamiento térmico.
  • Y, por último, la tercera capa tiene la función de protegerlo de los fenómenos atmosféricos. Debe aislar del frío, la lluvia y el viento.

Estos consejos son aplicables para todo el equipamiento, desde la camiseta térmica hasta los pantalones.

Ropa específica para cada actividad

Otro de los errores más comunes es que solemos comprar solo un tipo de ropa y la usamos para todas las actividades. Lo mejor es tener el equipo necesario para cada actividad que se quiera hacer.

No es lo mismo practicar esquí alpino que esquí de montaña. Hay que tener la roba adecuada para cada movimiento. El niño debe estar cómodo para mover tanto brazos como pies. Aun así, la regla de las tres capas es vigente para este punto.

Por último, te queremos recordar que también existe ropa de esquí para niños polivalente que puede ser usada para cualquier actividad.

Si este año esquiarás con toda la familia, recuerda que podemos ayudarte a encontrar la ropa que más se adapte a la actividad que queráis realizar. Y, sobre todo, ¡a disfrutar de la nieve!